Un Plan Nacional de Seguridad Acuática

 

“Todos los países se pueden beneficiar de un plan
nacional de seguridad en el agua. La colaboración
intersectorial es esencial, tanto si se trata de un
plan individual unificado, como de un programa
que abarque varios planes separados ejecutados
por las partes interesadas, entre ellas los sectores
marítimo, sanitario o pesquero, o la propia
comunidad de salvamento.”

 

Así comienza la Recomendación número 9 a los Estados Miembro de la Organización Mundial de la Salud, dentro de las 10 Medidas para Evitar Ahogamientos en su Informe Global sobre Ahogamientos 2016.

 

Plan Nacional Seguridad Acuatica

 

 

En la figura 6 de la página 36 de dicho informe, se destacan los Principios Estratégicos para la elaboración de un Plan Nacional:

  • Metas apropiadas
  • Coordinado e Integrado
  • Basado en Pruebas Científicas
  • Orientado en función de los datos
  • Supervisado continuamente.

 

 

Segun la OMS, “Todo plan nacional de seguridad en el agua debería orientarse a:

  • acrecentar la sensibilización respecto de la seguridad en el agua y la importancia de prevenir los ahogamientos;
  • lograr un consenso en torno a soluciones y elaborar una respuesta coherente y eficaz que incluya a todos los asociados pertinentes;
  • proporcionar orientación estratégica y un marco rector para los esfuerzos multisectoriales destinados a prevenir ahogamientos;
  • realizar un seguimiento de las medidas, en cuyo contexto se recopilen mejores datos y se presenten informes sobre los ahogamientos y su prevención.”

 

A continuación, el informe describe 7 pasos para realizarlo, comenzando en el Paso Número 1 con: “Evaluar la situación relativa a los ahogamientos y acrecentar la sensibilización. De ser necesario, establecer sistemas de recopilación de datos que aseguren la exactitud, oportunidad e integridad de los datos sobre ahogamientos.

 

Las propuestas de la OMS constituyen un aporte muy valioso para países como Uruguay, donde pese a tener cientos de kilómetros de costas tanto oceánicas como de ríos hemos vivido “de espaldas a las mismas” en cuanto a lo que a seguridad acuática se refiere, también en un extenso mar territorial.

 

Existen también miles de lugares donde el ahogamiento es posible, como ríos, arroyos, lagos y lagunas, canteras, piscinas públicas y privadas. Incluso se dan casos de ahogamiento en hogares, no sólo en piscinas pequeñas portátiles, sino casos de niños ahogados en baldes, la mayoría de ellos debidos a falta de supervisión adecuada, falta de legislación al respecto y ausencia de campañas públicas masivas de sensibilización.

 

El compromiso inter-institucional para trabajar en la seguridad de las personas en su interacción con el medio acuático se hace indispensable al mirar las cifras de incidencia y mortalidad por ahogamientos en nuestro país, donde si nos comparamos por tasa cada 100.000 habitantes, nuestros números son de los peores de la región.

 

El ahogamiento es un problema de salud grave y desatendido a nivel mundial, y subestimado en cifras según la OMS, ya que muchos de los fallecimientos son registrados bajo otros diagnósticos que en realidad son consecuencias del evento primario sufrido en el agua.

 

 

Porcentaje muertes paises ingresos

 

 

El ahogamiento es una causa de morbi-mortalidad que ataca a sectores de la población muy vulnerables, como los niños o adolescentes sanos, que no deberían morir por una causa que es evitable en el 90% o más de los casos. Es también una enfermedad más prevalente en los países de ingresos bajos o medianos (91% del total mundial de fallecimientos) y que ataca principalmente a los sectores pobres de la sociedad, quienes no disponen de los conocimientos culturales ni las habilidades físicas básicas para poder reconocer el peligro y desenvolverse adecuadamente frente a situaciones adversas sufridas por ellos mismos o sus familiares y amigos.

 

Se trata de un suceso extremadamente trágico no solo para la propia víctima, sino para sus familiares o amigos que frecuentemente presencian el evento en un entorno de recreación, juego o diversión. Las consecuencias psicológicas son muy graves en todos ellos, así como la repercusión en las comunidades e incluso hasta en las economías de las regiones.

 

ahogamiento en niños

 

 

Como cierre de la Semana de la Seguridad Acuática que se desarrollará en la Sala Ernesto de los Campos de la Intendencia de Montevideo el Viernes 10 de Noviembre, a partir de las 16 horas, contaremos con autoridades de las diferentes Instituciones públicas y privadas involucradas en la problemática a nivel nacional, esperando encontrar acuerdos para comenzar a tratar este tema inter-institucionalmente y con la severidad que este problema de salud mundial merece en nuestro país.

 

 

Diego González Agulla

Doctor en Medicina (UdelaR, 2007). Médico en Servicio Canario de Salud, Tenerife, España (2010-2013). Médico en Salvamento Marítimo, Protección Civil. Tenerife, España (2011-2014). Guardavidas I.S.E.F. (UdelaR, 1998). Guardavidas Departamento de Canelones, Uruguay (1998-2002), Guardavidas Intendencia de Montevideo, Uruguay (2003-2010). Guardavidas Hanmer Springs, Nueva Zelanda (2008). Socio Fundador de A.N.G.U. Coordinador de Área Médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas